La maestra Fanny Rueda Munar, el Ballet de EFAC y su participación en All Dance Orlado

 

 

Con la dedicación y carisma que la caracteriza, la maestra Fanny Rueda empieza su clase: -“plie, releve, alto releve, estiro…”, dice mientras va sonando la música, que detiene y va acomodando a sus alumnos en las barras auxiliares y las dos laterales pegadas a la pared, retoma la música y continua. Los pies de la maestra parecen jugar al demarcar el siguiente ejercicio, levanta un poco más la voz y dice: –“empeines fuertes, abdomen contraído, siempre trabajen limpio y ligero”. Camina de un lado al otro revisando en cada barra a sus alumnas, fijándose en el detalle de sus pies, sus manos y su perfecta posición. Todos se mueven al compás de la música, es difícil para algunas hacer el releve, mantener bien los brazos, el centro, la mirada, el abdomen; pero para ella, para Salomé, su cuerpo fluye con naturalidad y hace los movimientos sin quiebre, en total armonía; sus brazos largos, sus manos delicadas y su rostro relajado van con el compás de la música, totalmente concentrada mirando su mano, levanta su pie derecho muy alto, sin aparente esfuerzo y ni gota de sudor en su frente, esa pequeña de diez años te hace sentir que su cuerpo está diseñado para ésta exigente, disciplinada y elegante danza del ballet clásico; al verla puedes encontrar en ella el reflejo de esa bailarina de las cajitas musicales, la cual  remontan a  muchas mujeres a una época de su infancia, en la que alguna vez soñaron con ser bailarinas.

Para ésta maestra la danza no sólo es algo físico, sino que también involucra mente, espíritu y asegura que; “El proceso del bailarín es construir un sueño y construirlo significa superar muchas pruebas, dentro de ellas está reconocerse como un cuerpo vivo, reconocer las fortalezas, las debilidades y reconocerlas en favor de ese sueño; así que se parte de la voluntad, del carácter y  de la decisión, cuyo ingrediente  primordial es la nobleza de espíritu, porque  a nivel de carácter la nobleza abarca la bondad y  la sencillez; eso sin descuidar el tener  una dosis de amor propio, de autoconfianza y seguridad,  ser hiperextensa, tener un buen empeine, ser elástica, son elementos que solo facilitan el aprendizaje”.

La mayoría de sus alumnas la consideran como una segunda madre, dicen que es una gran maestra y más allá de enseñarles ballet, les ayuda a ser mejor cada día, con sus consejos, su acompañamiento en el proceso y su carisma.

 

Hacia finales del 2016, la maestra Fanny queriendo elevar la dimensión en la que se veía la Escuela Pública del Ballet de Chía, pero sin querer arriesgar a muchas niñas, le propuso a los padres de Salomé entrenar a su hija para competir en el All Dance Colombia, un certamen que conglomera todas las formas de danza y selecciona a los mejores exponentes de cada modalidad, en cada país que tiene presencia para llevarlos a competir en su certamen All Dance Continental o en el  All Dance Internacional. Los padres aceptaron el reto, que implicaba que Salomé ensayará hasta los festivos más importantes del año como el 24, el 31 de diciembre, el 6 de reyes… es decir, todas las vacaciones para preparar a su hija hacia esta competencia y asumir los gastos del viaje a Cali, que era donde se realizaba el evento. Salomé encantada con esto les conto a sus dos mejores amigas Melissa y Jessica, quienes también quisieron participar y a quienes sus padres también les brindaron todo el respaldo. De esta manera la maestra Fanny logró conformar un equipo de 3 niñas, para presentarse con una única pieza en este certamen, era algo arriesgado porque era la primera vez que participarían, trabajaron duro por ello y lo lograron, obtuvieron  el segundo lugar y la invitación oficial a  Orlando (Estados Unidos) para competir en el All Dance Internacional. Con este triunfo, llegaron a dialogar con el director de la Casa de la Cultura y el Alcalde de Chía  para que les apoyaran con el viaje, afortunadamente la respuesta fue positiva y la administración local los apoyo; solo un pequeño inconveniente hizo tambalear al grupo y lo desestabilizó: a Salomé le negaron la visa a Estados Unidos dos semanas antes del viaje… el golpe  fue devastador. Sin embargo, con el corazón y la inocencia que solo un niño puede tener  y  la madurez   que  le ha dado la vida, ella se levantó; les mandaba a sus amigas mensajes por WhatsApp© de ánimo y aliento para que dieran lo mejor en el escenario, para que todo les saliera bien, les manifestaba el enorme cariño y admiración que sentía por ellas, cuando regresaron del viaje ella las recibió con alegría, la maestra le entregó el trofeo que obtuvieron para que se tomara fotos y compartiera con su familia.

En éste 2018 participaron nuevamente en el certamen nacional, en esta ocasión la maestra logró ir con todo el grupo representativo de la Casa de la Cultura, es decir 29 alumnas, a las cuales preparó para presentarse en diferentes categorías, con   diversas piezas coreográficas. En el ALL DANCE COLOMBIA 2018 obtuvieron los primeros y segundos lugares, lo que le dio la posibilidad a todo el grupo de representar al municipio de Chía en el ALL DANCE INTERNATIONAL, que se realizará a cabo este 21 de noviembre en Orlando, Estados Unidos. Fue la única escuela pública que participó en este evento a nivel nacional y una de las más premiadas con 11 trofeos conseguidos este año.

Detrás de todo la imagen vendida y divulgada de la princesa, el tutu y el Lago de los Cisnes; para la maestra Fanny hay una maravillosa estructuración psicológica, física y hasta espiritual, que el ballet ofrece fuera de la cotidianidad; cuando un bailarín entra a su clase, y empieza a estimularse con la música que es tranquila, sin caer en la rutina, la profundidad de este momento le permite al bailarín tener un encuentro consigo mismo.

El sueño de ser un bailarín o una gran bailarina es un sueño que afortunada o desafortunadamente requiere de la atención de todo un entorno:  la familia, los maestros, la institución; debe de haber una sincronía absoluta. En el caso de los padres que también luchan por ese sueño, porque como  papás también  tienen que enfrentar a los abuelos, tíos, a la sociedad de apoyar a una niña a continuar con su carrera como bailarina de  ballet clásico y  es un reto, no solo para el bailarín que enfrenta los obstáculos sino para todo un equipo, como dice la maestra Fanny: “El equipo debe estar bien unido, porque se enfrentan a muchos obstáculos que solo se pueden vencer si el equipo está bien cohesionado”.

Este equipo de 29 niñas junto con la gran maestra Fanny Rueda Munar, viajaron a Orlando y lograron una excelente participación y desempeño en All Dance Internacional, trajeron 9 premios de los 11 categorías en las que participaban un primer puesto y segundos y terceros en los otros. Gracias al gran desempeño de las niñas, la dedicación , el amor de la maestra a sus alumnas, el esfuerzo de sus padres y el apoyo de la administración municipal.

 

Lo que más gratifica a la maestra, es sentir que la nueva generación del municipio en cuanto a danza clásica es otra dimensión, “Muy seguramente en 15 años estas niñas serán maestras y estarán liderando procesos de gran talla”, ella vislumbra que de seguir así, podríamos llegar a tener un semillero de bailarines clásicos, muy importante a nivel nacional.

 

 

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *