La gran celebración de los 30 Años de la casa de la Cultura de Chía

El pasado 7 de Julio se dio  la gran celebración de los 30 años de la casa de la cultura  de Chía, momentos conmemorativos, especiales, llenos de la magia cultural que caracteriza nuestro municipio.

En primer lugar se abrió la inauguración  en el teatro Maria auxiliadora con las palabras de Carlos Ramírez, el director de música del municipio,  asi mismo durante el acto protocolario se dio el  reconocimiento a los ex directores y actual director de la Casa de la cultura , el consejo cultural y sus representantes, así mismo la entrega de las chaquetas  a los vigías del patrimonio de Chía, en el teatro María Auxiliadora. En la apertura  se presentaron diferentes actos culturales por parte de los grupos representativos de la Casa de la cultura

Luego al son de tambores y   la comparsa  que estaban esperando a los asistentes afuera del auditorio se trasladó el público a la Biblioteca del municipio, Allí el señor Alcalde Leonardo Donoso   hizo la entrega oficial de la Biblioteca Hoqabiga al municipio y  el brindis de cumpleaños por 30 años de labor cultural, acompañado de la interpretación musical de la Banda Sinfónica de Chía y el compartir de la gran torta para su festejo.

Como acto final se dio la apertura al teatrino ubicado en el tercer piso de la Biblioteca Hoqabiga, en donde se realizo una presentación musical y la intervención del grupo de teatro representativo juvenil de la casa de la cultura, como cierre final.

 

Un poco de historia

La historia de estos 30 años, ha sido larga, llena de vericuetos y puede decirse, paradójicamente, que arranca 10 años antes, en 1977, cuando la Administración cedió un terreno céntrico del Municipio para las artes y las humanidades.

Inicialmente ese terreno, gracias a los buenos oficios del Club de Leones de la ciudad, se convirtió en una biblioteca. A los 4 mil títulos iniciales con los que contaba el Municipio, se le sumaron entonces 2 mil más, aportados por la Corporación de Cultura y Turismo de Cundinamarca y por el Instituto Caro y Cuervo.

Luego, en 1987, a punta de rifas y bazares y de la donación de un puñado de instrumentos musicales por cuenta de la embajada de México, además de la literatura se piensa en adicionarle música a las actividades que ocurrían es esa edificación. La alternativa fue, entonces, entregarle el edificio a la Asociación Casa de la Cultura de Chía.

 

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *